Usted está aquí: Home / Salud del Hombre / La Impotencia
La Impotencia La Impotencia

El término “impotencia” ya no es tan utilizado hoy en día, y en su lugar se prefiere utilizar términos más descriptivos, como disfunción eréctil, sin embargo se refiere en general a la disfunción sexual masculina, ya sea basada en la incapacidad de conseguir y mantener una erección o dificultades más específicas.

La palabra impotencia es aún utilizada en círculos populares, sin embargo, debido a que tiene la capacidad de señalar una deficiencia, lo cuál puede ser sumamente insultante.

Es importante saber que las erecciones no son la única manera de recibir o dar placer sexual, una vez que se entiende esto, se puede ver que el conseguir una erección no yace exclusivamente en el pene, sino que puede tener diversas causas físicas y emocionales, y por lo tanto, su tratamiento puede tener consecuencias beneficiosas para el cuerpo y la mente del hombre.

Tener una erección involucra el cerebro, nervios, músculos, hormonas y el aparato circulatorio. Si una de estas partes no funciona del todo, el hombre puede tener problemas para alcanzar o mantener una erección.

Entre las causas físicas que pueden evitar que un hombre tenga erecciones satisfactorias se encuentran la diabetes, presión alta, esclerosis múltiple, enfermedades del corazón, problemas hormonales, problemas nerviosos, lesiones en la ingle o médula espinal, así como el uso de ciertos medicamentos, como aquellos para la hipertensión, problemas cardíacos, antidepresivos y ciertas quimioterapias. Adicionalmente drogas recreativas (legales e ilegales) pueden tener efectos negativos en las capacidades sexuales de los hombres.

También pueden haber causas psicológicas para la disfunción eréctil, por ejemplo, estrés, depresión, ansiedad de desempeño y lo más común, problemas con la pareja.

Una vez que se determinan las causas de la impotencia en el paciente, el tratamiento puede ser diseñado por el médico. Dependiendo del tipo de causas detrás del padecimiento, se puede tratar simplemente con tratamiento psicológico, terapia sexual, o, la opción más popular, la utilización de medicamentos para tratar la disfunción eréctil. También hay tratamientos más radicales cuando se tienen necesidades específicas, como la cirugía y rehabilitación.

Si usted cree que puede estar padeciendo de disfunción eréctil, puede acudir a un médico o a un terapeuta sexual, ya que le permitirá detectar cuál es la causa subyacente del problema, para así poder encontrar un tratamiento que se ajuste a sus necesidades. Es importante saber que la disfunción eréctil es mucho más común de lo que se cree, y que las personas que tienen este padecimiento tienen grandes posibilidades de rehabilitación y de mejorar su calidad de vida.

Algo que se debe tomar en cuenta, es que la manera en la que piensa acerca de este padecimiento puede afectar el éxito del tratamiento. Referirse a la disfunción eréctil como impotencia puede hacerle sentir incapaz de superar este mal, llamarse a sí mismo “impotente” le hará sentir débil e inadecuado, así que es mejor darle el nombre real que tiene este padecimiento. El término impotencia es inexacto, así que utilizar un término más preciso, para así poder enfrentar el problema con mayor exactitud, es importante.

Visto 2857 veces
Gloria Mercedes

El sexo es muy importante en la vida de un hombre, y los problemas con la potencia pueden influir en esto de una manera negativa. El hombre piensa que se van a burlar de el si el toca el tema

Sitio Web: pinterest.com/saluddelhombre/

Carro

 x 
Carro vacío